El entrenamiento HIIT tiene beneficios extra para la salud

 

 

Nada menos que una de cada cuatro personas en el mundo no hace suficiente ejercicio. Y eso que el ejercicio contribuye a una mejor salud y a evitar enfermedades como las cardiovasculopatías, la diabetes y el cáncer. Que todos debamos movernos más es una cosa, pero ¿qué forma de ejercicio es la más beneficiosa? Investigadores de la Universidad Estatal de Arizona han estudiado el entrenamiento HIIT.


Los científicos americanos llevan años investigando las ventajas para la salud del entrenamiento interválico de alta intensidad (HIIT). Se trata de una forma de ejercicio en la que los movimientos son breves pero muy intensos y a intervalos. En su estudio han demostrado que hacer ejercicio durante poco tiempo tiene las mismas ventajas que otras actividades más prolongadas. Además, sugieren que se pueden obtener más beneficios para la salud cuando nos movemos a un nivel en el que la respiración se acelere mucho. Así, descubrieron en varias investigaciones que el HIIT es mejor, por ejemplo, en caso de hipertensión (Medical Xpress 2019).


Corazón en mejor estado

En un estudio sobre el entrenamiento HIIT y la condición cardiaca en personas que habían recibido quimioterapia se vio que el órgano de las personas que hacían ejercicio de alta intensidad antes del tratamiento seguía estando en mejores condiciones que el del grupo de control, que daba diez mil pasos al día. Los científicos lo investigaron primero con ratones y constataron que los resultados eran muy prometedores (Medical Xpress 2019).


«Apto para todos»

Que el entrenamiento HIIT no sea adecuado para la persona media les parece un sinsentido a los investigadores. Ellos explican que el HIIT se puede adaptar a las posibilidades de cada persona. «Se trata de hacer el suficiente ejercicio como para aumentar el ritmo cardiaco hasta el punto de cansarse». Este pico es diferente en cada uno (Medical Xpress 2019). En la actualidad, el HIIT se emplea incluso en pacientes cardiacos como parte del tratamiento.


Directrices mundiales

Parece que los resultados de este estudio y otros similares están siendo bien acogidos por los organismos asesores. Hace tiempo que se recomienda hacer un mínimo de 150 minutos de ejercicio físico a la semana. El consejo era hacer ejercicio moderado un mínimo de 30 minutos al día, por ejemplo, caminando. En la actualidad, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud reza así (OMS 2018): 

«Los adultos de 18 a 64 años deberían acumular un mínimo de 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas. A fin de obtener aún mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades deben aumentar hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica (…). Dos veces o más por semana, se recomienda que realicen actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares».

Para las personas mayores con menos movilidad (de más de 65 años) se aplica lo mismo en cuanto a ejercicio físico, pero también se aconseja realizar al menos tres veces por semana actividades que refuercen el equilibrio y ayuden a evitar caídas (OMS 2018). 

 

Ejercicio intenso como nuestros ancestros

En realidad, deberíamos volver a la forma de moverse de antaño. Y es que el HIIT es el entrenamiento que más se parece a los movimientos «agresivos» que el Homo sapiens realizaba en la prehistoria, pero también en la época de la agricultura. En su libro, Watve (2013) menciona diversas deficiencias en patrones alimentarios de ahora en comparación con los de antes. Se hacían movimientos cortos e intensos al cazar, cavar, construir y usar el hacha. Hasta hace poco en la historia seguíamos realizando movimientos neuromotores similares al preparar las comidas y al jugar con los niños. Casi todos estos movimientos han desaparecido en el mundo moderno por la vida en la ciudad, cómoda y automatizada. 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *