Entradas

Boxeo, la última tendencia

 

Quien se inicia en el boxeo por primera vez es un hecho que lo convertirá en su modus vivendi. El nivel de satisfacción que produce la superación personal y la disciplina que motiva al boxeador a levantarse por la mañana no se encuentran en ningún otro lado. Los resultados visibles y las emociones encontradas que van desde vendarse las manos hasta el primer jab, suenan a una victoria sobre nosotros mismos, cambia la vida de cualquiera para mejor.

En otro tiempo, boxear, estaba asociado con los incomprendidos y rebeldes sin causa permaneciendo durante décadas en guetos. Se había convertido en tabú con única presencia en los barrios marginales.

Este deporte se ligaba a ese morbo por la violencia, la cual dejaba grandes sumas en las peleas; pero detrás de esa escena de dos hombres enfrentándose, siempre hay un trasfondo humano lleno de grandes historias de victoria, no sólo aquellas que convirtieron a algunos en leyendas del ring, sino de cada hombre y mujer que lanzaron por primera vez su primera izquierda-derecha mientras sobrevivían a sí mismos.

En el momento que se entendió esto, el boxeo se ganó el respeto y el lugar entre los grandes entrenadores de las celebridades y en los gimnasios de lujo de forma que nos ayuda a librar la guerra contra las enfermedades cardiovasculares y mantiene a nuestros propios demonios al margen hasta desaparecer. Poco a poco los grandes beneficios de boxear se han impuesto a estos prejuicios, siendo cada vez más los centros que incluyen esta disciplina o clases colectivas con coreografías inspiradas en el boxeo.

El boxeo como alternativa deportiva no exige contacto, en algunos centros es una opción. Ahí la sangre es un mito, te equipan con protección para no sufrir el impacto de los golpes. Sin embargo, ahí en el ring o también conocido como el cuadrilátero, es donde más se suda, por esa misma situación de alerta que produce con solo mirar al contrincante mientras mantienes la posición de defensa. La misma adrenalina nos prepara para esquivar o responder durante los rounds, de tres minutos cada uno.

El boxeo es altamente adictivo, así como una de las mejores formas de desarrollar la fuerza física y mental en un tiempo record combinándolo con otras disciplinas que lo complementan y ayudan a desarrollar la fuerza y la velocidad.

«El ritmo lo es todo en el boxeo. Cada movimiento que haces comienza con el corazón» Sugar Ray Robinson, Boxeador

Fuente: ABC.

 

Boxeo, la tendencia Top

 

En los últimos tiempos, las modelos top han convertido el ring en el workout del momento, por su capacidad de quemar grasa, modelar músculos y liberar tensiones: Gigi Hadid, Giselle Bundchen, Adriana Lima, Doutzen Kroes, Sara Sampaio….

Y precisamente por ser el boxeo una disciplina de alto impacto que ayuda a mantener la figura sin descuidar la salud cardiovascular, se convierte en una tendencia de entrenamiento que pisa fuerte.

Pero, ¿Dónde radica el atractivo del entrenamiento de boxeo? Pues en que es uno de los métodos más efectivos, intensos y divertidos para estar en forma, que requiere sudar y soportar un gran esfuerzo físico y todo ello aderezado con la adrenalina derivada de la competitividad.

Hablamos de un entrenamiento de alta intensidad basado en movimientos y técnicas del boxeo olímpico, golpes al saco y juegos de combate (defensa, ataque o contraataque). Una clase ayuda a mantener el ritmo cardíaco en 75 a 85 por ciento de las pulsaciones regulares. Además, mejora la fuerza, resistencia y velocidad, así como la flexibilidad y los reflejos de los músculos.

 

En síntesis, los beneficios derivados de este tipo de entrenamiento son:

  1. Tonificación corporal: Es un ejercicio que ayuda a quemar muchas calorías y grasa acumulada en ciertas zonas del cuerpo, a la vez que tonifica intensamente los músculos.
  2. Incremento de la resistencia: La práctica regular aumenta el nivel de resistencia física, gracias al entrenamiento duro y el aumento de las pulsaciones cardíacas.
  3. Mejora del equilibrio: Los intensos ejercicios de piernas y brazos requieren concentración de la mente y con ello mejora la coordinación y el equilibrio.
  4. Eliminación de tensiones:A la liberación producida lanzando puños se suma la relajación producida por el ejercicio cardiovascular.
  5. Buen humor: Practicando boxeo liberaremos endorfinas y tendremos una placentera sensación de felicidad y bienestar.

Fuentes: Brusher M.

Boxeo y MMA, dos maneras de entender el combate

Se le puede llamar el ‘combate de los mil millones’, el ‘nuevo combate del siglo’ o un gran circo, pero lo que seguro que es verdad es que todo el mundo que haya estado relacionado con las diferentes disciplinas de combate ha estado pendiente los últimos días, semanas o meses del combate organizado entre el mejor boxeador de nuestros tiempos, Mayweather Jr., y el campeón asbsoluto de las artes marciales mixtas, McGregor. Más allá de lo mediático del asunto, este combate ha protagonizado numerosos comentarios y discusiones sobre las diferencias y semejanzas entre dos disciplinas tan parecidas y a la vez tan diferentes como son el Boxeo y el MMA (Artes Marciales Mixtas).

Armas, reglas y distancia

En el Boxeo, el más longevo de entre todas las disciplinas de combate, sólo se pueden usar los puños. Queda completamente prohibido golpear al rival detrás de la cabeza, por debajo del nivel del cinturón, así como otro tipo de golpes como pueden ser codazos, rodillazos, cabezazos o golpes con los hombros. Además tampoco está permitido agarrar al rival, hacerle tropezar para que caiga al suelo , sujetarle los brazos o agacharse por debajo del nivel del cinturón.

En este sentido, el MMA es mucho más permisivo, alejándose del clásico pugilismo y permitiendo golpes con codos, rodillas y piernas, además de con los puños, tanto de pie como en el suelo. De ahí su nombre. Se denominan artes marciales mixtas (MMA por sus siglas en inglés) al ser un conjunto de disciplinas (karate, kickboxing, boxeo, muay thai, judo, lucha libre y grecorromana, jiu jitsu y taekwondo). Debido a esta extensión en la variedad de golpes, las restricciones también son numerosas: no se puede dar cabezazos, picar los ojos, morder, tirar del cabello, patear o dar rodillazos a la cabeza a un oponente caído, agarrar la indumentaria del rival, pegar con el codo hacia abajo y golpear la columna vertebral, la ingle o la parte trasera de la cabeza.

En cuanto a la normativa, las reglas para ganar un combate también cambian. A las victorias por KO, KO técnico y decisión de los jueces que podemos ver en Boxeo, en las artes marciales mixtas hay que añadir la sumisión o rendición, que se produce cuando el contrario logra encajar una llave y el rival sometido se rinde para no sufrir daño alguno.

Debido a estas reglas y a la variedad de golpes, las distancias de combate que existen en Boxeo y en MMA son completamente diferentes. Mientras en Boxeo se habla de «combate por dentro y por fuera», con fintas y juegos de piernas que permiten entrar y salir constantemente del área del golpeo de los puños, en las artes marciales mixtas hay que tener en cuenta un mayor rango de movimientos con diferentes distancias de alcance. Esto podría hacer que el Boxeo pareciera más fácil, pero tras años y años de entrenamiento la técnica del pugilismo se ha convertido prácticamente en una ciencia con una técnica depurada y movimientos medidos y muy precisos.

Tiempos, asaltos y guantes

En el pugilismo los combates profesionales al máximo nivel suelen constar de 12 asaltos de 3 minutos, con un descanso de 1 minuto entre ellos. Dependiendo de la organización, la experiencia de los boxeadores, etc, también pueden durar entre 4 y 10 asaltos. Existen 17 categorías de peso separadas por entre 3 y 5 libras en los pesos más ligeros, 5 y 7 libras entre los intermedios, y entre 7 y 25 para los más pesados.

En el caso de las artes marciales mixtas los combates están divididos en 3 asaltos de 5 minutos con un descanso de 1 minuto entre ellos. En combates estrella o con un título en juego se pueden ampliar hasta los 5 asaltos de 5 minutos cada uno.

Los guantes también son diferentes. Mientras en Boxeo nos encontramos con guantes cerrados que protegen toda la mano y pesan entre 8 y 10 onzas, en MMA se combate con guantes ligeros de 4 onzas que protegen únicamente los nudillos, dejando los dedos libres para la realización de técnicas de jiu-jitsu o lucha grecoromana.

El escenario

El boxeo se practica sobre el clásico cuadrilátero (como el que puedes encontrar en Golden Health Box), conocido coloquialmente como el ring de boxeo. Su principal característica es que está delimitado por unas cuerdas que pueden ser usadas estratégicamente tanto en ataque como en defensa. Las MMA se practican en un Octágono, una estructura octogonal con paredes de metal alambrado y revestido con vinilo negro que puede ser usado para que los luchadores apoyen su peso para resistir las embestidas del rival.

La tradición

En cuanto a historia, no hay lugar a dudas. Los orígenes del Boxeo son casi tan antiguos como la historia humana. El Boxeo reglado tal y como lo conocemos hoy en día nace en Inglaterra a mediados del siglo XIX con la creación de las reglas del Marqués de Queensberry, redactadas por por John Chambers para un torneo amateur en Londres bajo el patronaje del Marques. El primer evento de MMA, promocionado por el Ultimate Fighting Championship (UFC), tuvo lugar en Denver en 1993.

Entrenamiento de Boxeo en Madrid

Lejos de todo lo que conlleva el Boxeo profesional, el entrenamiento de Boxeo es muy beneficioso por la aplicación de una gran disciplina, técnicas exactas y un entrenamiento complejo y completo que trabaja todo el cuerpo y la mente mediante entrenamientos sin contacto. Te esperamos en Golden Health Box, en nuestro Boxing Club en el Paseo de la Castellana, para enseñarte nuestro ring y demostrarte todo lo que el Boxeo puede hacer por ti.

¿Cuándo nos olvidamos de pelear?

Vivimos en una sociedad que repudia todo lo que huela o aparente violencia, lucha o cualquier tipo de agresividad. Si nos preguntamos a nosotros mismos o a nuestras amistades cercanas cuando fue la última vez que usaron sus puños para algo más que dar un golpe en la mesa posiblemente ni siquiera lo recuerde o incluso asegure que nunca los ha usado. La sociedad en la que vivimos ha logrado erradicar (o al menos en la mayor parte de los casos, pues aún se ven detestables escenas de violencia en diferentes ámbitos) la agresividad física de nuestras vidas, obligándonos a olvidar que este instinto de supervivencia del reino animal nos acompaña desde nuestros orígenes. ¿No sería mejor encauzarlo y controlarlo a través del deporte?

Desde nuestros orígenes la agresividad ha formado parte de nuestra historia. En la prehistoria era parte vital de la supervivencia. Los que sobrevivían eran los más capaces de conseguir comida. Posteriormente, en la época grecolatina intelectualidad y agresividad iban de la mano en una sociedad que idolatraba por igual a sus filósofos y a sus luchadores, que en muchos casos convergían en una misma figura.

Con el tiempo, hemos ido evolucionando y, conscientes de los beneficios, pero también de los peligros, de nuestra propia agresividad, hemos optado por generar una válvula de escape a nuestra agresividad natural y estrés interno, canalizándola como una expresión física bajo ciertas reglas, asociada a códigos de honor. Combates regulados, artes marciales, códigos éticos, boxeo y normas que permiten dar salida a toda esa agresividad y al estrés que acumulamos diariamente.

Muchos estudios demuestran que las personas que practican algún tipo de lucha tienen mejor autoestima, más disciplina, más autocontrol y menos posibilidades de implicarse en cualquier tipo de crimen. Como decía Miyamoto, “el fin último de saber luchar es no tener que hacerlo“.

En Golden Health Box, conscientes de esto, preparamos clases de Boxeo personalizadas y reducidas en Madrid, adaptadas a todo tipo de personas para poder darle al cuerpo y la mente lo que necesita, esa válvula de escape que nos remita a nuestros instintos más básicos. Una descarga de adrenalina que nos permita olvidarnos de nuestros problemas diarios a la vez que cultivamos nuestra mente y nuestro cuerpo.

Cómo detectar la deshidratación y evitar sus peligros

En momentos como estos, en los que el sol aprieta y el calor abrasa el box de CrossFit, no conviene olvidar uno de los principales factores a tener en cuenta en el entrenamiento en verano: La posibilidad de deshidratación. Un fenómeno que siempre piensas que a tí no te va a ocurrir, pero que te pilla desprevenido, al mínimo despiste, y te deja K.O. en un segundo.

¿Qué es la deshidratación?

La deshidratación es un estado de nuestro organismo en el que se ha producido un considerable descenso de nuestros niveles de agua por diversas causas entre las que destacan la sudoración por el ejercicio físico, la práctica de deporte en ambientes excesivamente caldeados durante largos periodos o algún tipo de enfermedad.

El cuerpo humano contiene en torno a un 65% de agua en el organismo, participando en diferentes actividades biológicas. A medida que el contenido de agua en nuestra sangre disminuye, el desequilibrio resultante en los niveles de minerales, sales y azúcares puede causar varios efectos nocivos para la salud, causando lo que se conoce habitualmente como deshidratación.

¿Por qué ocurre la deshidratación?

La deshidratación ocurre cuando cuando nuestro cuerpo pierde más agua de la que ingiere. Normalmente viene acompañada por desequilibrios de las sales minerales del cuerpo o de los electrolitos (especialmente las alteraciones en las concentraciones de sodio y potasio).

¿Y por qué perdemos más agua de la que ingerimos? El nivel de hidratación del cuerpo se ve afectado por dos factores: el ritmo de ingesta de líquido y el consumo metabólico de nuestro organismo. Las principales vías de pérdida de agua o deshidratación son la micción, la defecación, la transpiración y la respiración. Si tenemos en cuenta que durante la realización de ejercicio a altas temperaturas, a alta intensidad y durante un tiempo prolongado lo más normal es que sudemos insistentemente y de forma continuada, debemos tener muy en cuenta el otro factor para no caer en la deshidratación.

¿Cómo afecta la Deshidratación al Rendimiento Deportivo?

Los niveles de agua del organismo afectan a nuestra capacidad física y a nuestro rendimiento deportivo más de lo que nos creemos. Con sólo una perdida de entre el 2% y el 3% del agua corporal, ya notaremos un descenso de capacidad a la hora de realizar cualquier actividad, especialmente actividades de alta exigencia física como un WOD de CrossFit. Por llevarlo al extremo, en deportes de resistencia como maratones, en los que se pueden llegar a perder varios litros de agua, si los atletas no se hidrataran durante el recorrido en varias ocasiones, no sólo bajaría notablemente su rendimiento, sino que también podrían poner en peligro su vida. Sin necesidad de ir tan lejos, en épocas de calor como la que estamos viviendo ahora mismo, una actividad de alta intensidad como el CrossFit también provoca una gran pérdida de liquido, por lo que es recomendable siempre entrenar con una botella de agua al alcance.

Uno de los primeros síntomas de la falta de líquido en el cuerpo es un espesamiento de la sangre que provoca un excesivo y forzado trabajo de bombeo del corazón para tratar de mantener la circulación idónea y la oxigenación de nuestros músculos, además de una elevación considerable de la temperatura corporal. Si nos encontramos haciendo deporte, veremos como este esfuerzo de nuestro corazón nos reducirá la capacidad aeróbica, además de provocar agotamiento por calor, llegando incluso en los peores casos a producir golpes de calor.

¿Cómo detectar la deshidratación?

Los principales síntomas que debemos que tener en cuenta para detectar si estamos acercándonos al estado de deshidratación corporal son:

  • Reducción de la producción de orina
  • Sed intensa
  • Calambres musculares
  • Sequedad en la boca
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Aumento del ritmo respiratorio
  • Aturdimiento y confusión
  • Pérdida de apetito
  • Dolores de Cabeza

¿Cómo evitar la deshidratación?

La correcta hidratación es de suma importancia para el rendimiento físico y, puesto que no podemos depender de la sed para controlarla, debemos controlar el ritmo de ingesta de líquido para asegurarnos un correcto balance de líquidos durante todo el WOD.

Antes del ejercicio: Se deberían consumir entre 5-7ml de líquido por kg de peso corporal al menos 4h antes del ejercicio. En torno a 2h previas, se deberían consumir entre 3-5ml/kg peso corporal.

Durante el ejercicio: Sobre todo si practicas ejercicio en ambientes calurosos, se recomienda ingerir pequeñas cantidades de líquido, a modo de sorbos cortos y frecuentes, como por ejemplo, en los descansos entre series. Paradójicamente, no reponemos eficientemente líquidos durante el transcurso del ejercicio, ingiriendo a voluntad.

Después del ejercicio: Deberíamos ingerir en torno a 600-700ml de líquido por cada 450g de peso perdidos. Aquí, tenemos que prever que durante el proceso de rehidratación también se estará produciendo orina, y la iremos evacuando. Para potenciar dicha rehidratación, se recomienda ingerir alimentos ricos en sales minerales, o directamente añadir electrolitos a nuestra bebida.

¿Por qué entrenar Boxeo?

El Boxeo está de moda. Pero no el clásico Boxeo de contacto. Lejos de los mitos del boxeo underground y violento, lejos de los combates míticos de Mike Tyson o de El Potro de Vallecas, lejos de los deportistas golpeados y ensangrentados, el Boxeo de guante blanco o sin contacto es uno de los deportes o entrenamientos más actuales hoy en día. Ya es posible practicar con el saco o dar unos golpes en un ring en pleno paso de la Castellana de Madrid.

Pero, ¿por qué está de moda el Boxeo? ¿Por que entre los hombres y mujeres se está extendiendo el entrenamiento del Boxeo? Es uno de los deportes más completos y que, quizás, más variables requiere controlar, un esfuerzo extra, que veremos recompensado con una mejora en las capacidades tanto físicas como psicológicas, pasando por las neuromotoras.

Fortaleza mental y autodisciplina

A nivel mental el cambio es inmediato. En la práctica del Boxeo no sólo preparas tu cuerpo para un esfuerzo concreto, sino que requiere una adaptación constante a los cambios de ritmo del entreno. Por tanto, no estamos hablando sólo de concentración, también nos referimos a explosividad, capacidad de recuperación, aumento de reflejos, control del estrés y por supuesto coordinación.

La coordinación nos permite tener más estabilidad al controlar las inercias creadas por nuestro peso corporal al golpear, esquivar y desplazarnos, lo que provoca que, si la conseguimos dominar, nuestro esfuerzo será menor que si realizamos los diferentes ejercicios con poca eficiencia y sin aprovechar nuestro peso corporal, aumentando nuestro agotamiento y sin permitirnos aguantar un ritmo elevado, ya sea de combate o simplemente de entrenamiento.

Entrenamiento físico integral y cardiovascular

Físicamente, el Boxeo es uno de los deportes más completos. Se entrena el cuerpo entero de una manera integral y coordinada, con movimientos en los que intervienen varios grupos musculares y un entrenamiento a alta intensidad. Este tipo de entrenamiento fortalece tanto el tren superior como el inferior, además de provocar una rápida quema de grasa y una gran definición muscular.

Por su parte, a nivel cardiovascular, aprenderás a dosificarte y a conocerte a ti mismo. Reconocerás los límites de tu cuerpo y conseguirás que tu corazón se vuelva más fuerte y resistente, ayudándote en la práctica de otros deportes o en tu día a día (al subir unas escaleras, o al correr para no perder el autobús).

Mejora tu confianza y alivia el estrés

Como todo entrenamiento de lucha o artes marciales, al aprender técnicas y movimientos concretos del boxeo, además de al conseguir un mayor rendimiento atlético y una mayor resistencia, te volverás más seguro de ti mismo, más capaz de afrontarlo todo desde una perspectiva más positiva y una mejor actitud frente a la vida.

Además, no hay que olvidar que uno de los principales motivos por los que hoy en día acudimos al gimnasio (con permiso del cuidado del cuerpo) es la liberación de tensiones y del estrés de un duro día de trabajo. El Boxeo, ya sea pegando al saco o en combates de sparring (combates técnicos para aplicar lo aprendido durante la clase), se convierte en una válvula de escape que te permitirá dejar el mal rollo en el gym en lugar de llevártelo a casa, generando una sensación de bienestar físico y mental.

¿Te apuntas a probar una clase de Boxeo en plena Castellana de Madrid?