Entradas

Aliviar los trastornos de ansiedad con GABA.

Un trastorno de ansiedad no es algo que asociemos a primera vista con lo que comemos.

 Y, sin embargo, la dieta y la suplementación pueden marcar una gran diferencia en la reducción o incluso en la prevención de la ansiedad. Sobre todo parece ser importante el GABA.

El ácido gamma-aminobutírico (GABA) es un neurotransmisor de nuestro sistema nervioso central (SNC) que se encuentra en gran parte de nuestro cerebro. Los neurotransmisores son sustancias mensajeras que posibilitan la comunicación entre diferentes células nerviosas (neuronas). Para encontrarnos bien, es importante que haya un equilibrio entre los neurotransmisores excitatorios y los inhibitorios.

Trastornos de ansiedad y GABA

El GABA es el neurotransmisor inhibitorio más importante, y garantiza el equilibrio natural al mantener bajo control los neurotransmisores excitatorios hiperactivos, especialmente el glutamato. Esto reduce la hiperexcitabilidad del SNC y previene afecciones neurológicas y psiquiátricas como los trastornos de ansiedad.

Hablamos de un trastorno de ansiedad cuando alguien siente una angustia que no está en proporción con las circunstancias. Se ha demostrado que el déficit de GABA aumenta considerablemente las probabilidades de desarrollar un trastorno de ansiedad, mientras que, inversamente, una concentración óptima de esta sustancia protege contra la ansiedad.

Conseguir un buen nivel de GABA

Para aliviar los trastornos de ansiedad, se puede alcanzar el nivel deseado de GABA con medicación. Sin embargo, la desventaja de muchos medicamentos, como las benzodiazepinas, es que tienen efectos secundarios indeseados, como pérdida de concentración y somnolencia.

Otra posibilidad es tomar GABA en forma de suplemento alimenticio, lo cual también suele producir resultados positivos sin los efectos secundarios indeseados. Cabe señalar al respecto que aún no está claro cuál es el mecanismo de la influencia positiva de la suplementación. Lo cierto es que (aún) no hay indicios de que el GABA llegue al cerebro, es decir, que atraviese la barrera hematoencefálica. Sobre ello se están realizando muchos estudios.

Fuentes alimentarias

Por supuesto, tampoco debemos olvidarnos de la dieta como proveedor natural de los componentes del GABA. Fabricamos GABA a partir del aminoácido ácido glutámico con ayuda de un cofactor: la vitamina B6 (fosfato de piridoxal). Estos componentes están presentes en un patrón alimenticio sano y variado, con verduras (de hoja) verdes, tomates, habas, habas de soja, cebollas, huevos de corral, frutos secos crudos y semillas.

El neurotransmisor GABA ayuda a reducir los trastornos de ansiedad o incluso a prevenirlos. Si la concentración de GABA en el cerebro es demasiado baja, es preferible usar un suplemento (por la ausencia de efectos secundarios). Además, un patrón alimenticio sano y variado contribuye a tener suficiente GABA en el cerebro.

 

Fuente: Natura Foundation